OS AGRADEZCO VUESTRA VISITA Y POSIBLES COMENTARIOS.

SED BIENVENIDOS.

domingo, 4 de marzo de 2012

MARIPOSA LIMONERA

A todos los poetas que soñaron con la inmortalidad
y se desvanecieron en la noche del tiempo.


Como pluma de sol viene en el aire,
con su falda de ácidos limones
-sutilísima seda desgastada-,
a cumplir el destino prometido.
La mariposa busca sobrevivir
con el ansia de todo desdichado,
- inclúyase también a los poetas
y sus vidas, hogueras de belleza
donde arden voluntarios, cantándole
al amor, como pájaros ciegos a la noche-.

Admiré en el verano la belleza
de sus alas, leves y poderosas,
dotadas para resucitar tras el invierno
y mecerse de nuevo alegres en el viento.
Como un pútrido voyer, espié su pudicia
de niña al desprenderse el vestido de fiesta
y mostrar el desnudo integral de su esqueleto.
La vigilé en invierno, transparente,
hibernando en la rama confiada,
soportando los vientos y la escarcha.

Más ahora, ¿dónde estás dulce pétalo?
Infalible, la ciencia aseguraba
que sobrevivirías a los hielos,
tus alas se abrirían al sol en primavera,
como el ojo al azul puro del cielo.
Afirmó que desperezarías tus antenas
y saldrías volando felizmente,
ajena al polvo de oro que abrasó a tus hermanas.

En la rama que cobijó tu sueño,
te busco y sólo hallo una tela de araña
que me impregna los dedos,
y que añade a la tarde un velo de tristeza.
La muerte no deserta
y deshace puntual toda esperanza.

21 comentarios:

  1. Una preciosidad que apunta el centro del Ego.
    ¿Necesaria es la sentencia definitiva? En la vida misma: castillos de arena y pétalos al viento…
    Xmil

    ResponderEliminar
  2. Así es, Elvira, la muerte es la única que no deserta nunca. Aun así, casi me atrapa más el desnudo integral de su esqueleto, de todos los esqueletos que clamamos nuestros inútiles versos que la seda desgastada de nuestros vestidos de fiesta.

    Una belleza de imágenes, un hermoso disfraz para la tristeza que, no obstante, impregna tu poema.

    Te admiro, te quiero.

    ResponderEliminar
  3. Querida Elvira:

    La parca tiene esa asquerosa virtud de la constancia, duele siempre aunque la esperemos. Es preciosa la manera en que lo expresas.

    No podemos aferrarnos a la vida pero sí podemos y debemos disfrutarla mientras dure.
    Gracias por estos versos que nos hacen degustar una vez más el sabor de las buenas letras aderezadas con una sensibilidad fuera de serie...
    Te admiro un montón y te quiero ( y que conste que no me he "copiado" de La Solateras, es que ¡somos tantos los que te admiramos y queremos! Cuando quieras te montamos un club de fans).

    Besos inmensos con el corazón abierto de par en par.

    ResponderEliminar
  4. Mi querida Elvira: ¡Qué sensibilidad la tuya!Qué manera tan exquisita de hablar de la muerte; pero la muerte es gracias a la vida y siempre habrá y hubo vida, de un modo u otro.
    Las hay que duelen más que otras y paralizan, como es tela de araña de la que hablas.
    Es una preciosidad tu mariposa limonera.
    Yo también te quiero y te mando besos amarillos de luz.

    ResponderEliminar
  5. Sutilísima seda es tu palabra, Elvira, hecha de polvo de alas de mariposa que impregna tus dedos con esa tela de araña de los más bellos versos, Mariposa Limonera, donde quedamos atrapados.

    ¡Cuanta belleza!.

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  6. Felicitaciones Elvira, juegas con las metáforas de forma soberbia creando imágenes muy muy buenas

    un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  7. Ya sabemos que tú escribes genial y que tus versos son de tinta indeleble. Y decirte que me gusta tu poema me parece una tontería, ya lo sabes de sobra que tienes esa capacidad de palabra viva y latido y fuerza.

    He estado casi todo el día leyendo una y otra vez el poema y aunque es verdad que la muerte sin duda llegará, a veces la ciencia equivoca su veredicto, y es que son caprichosas las dos la vida por obstinada y la muerte por nunca saber elegir. Que la vida es injusta y tonta igual que la muerte que siempre equivoca las dianas.

    He salido a pasear y había una mariposa blanca (la primera que veo esta temporada)

    Besicos y más

    ResponderEliminar
  8. Debería estar prohibido soñar con la inmortalidad, el resultado final siempre es una tela de araña que jadea de tristeza. "La muerte no deserta" pero eso hace que la vida sea. De otra forma destruiríamos el sentido.

    Sutiles tus alegorías como sutil y bella es tu poesía. Como tú.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. Querida Elvira, como siempre con tu verso das en la mismísima diana de los corazones. Somos (así es) como frágiles y breves mariposas. Nuestras vidas apenas son una fracción infinitesimal del tiempo. Pero somos tozudos, tercas mulas, que pretenden eternidad aún a sabiendas de esa brevedad de suspiro... Y si es así en el común de los mortales, en quienes hemos sido traspasados por la necesidad de expresarnos (aquí cabe cualquier arte, aunque tú dediques a los poetas este poema), tal anhelo en demasiadas ocasiones se convierte en deseo enfermizo.
    Probablemente, semejante afán de eternidad es el peor de los caminos para lograrla, suponiendo que exista alguno que lo garantice.
    Si uno mira atrás, ¿de cuántos artistas queda memoria?, ¿cuántas obras han sobrevivido y continúan emocionando corazones?
    Al final como dices de ese modo tan triste y tan cierto, sólo queda una tela de araña que impregna algunos dedos.
    Al final lo verdaderamente comprobable es que la muerte no descansa.
    En el fondo, este poema -tan tuyo, tan certero, tan conmovedor- me invita a dos cosas, a ser una mariposa que disfruta del instante como si el instante fuera eterno, y a no ir más allá... Si quieres un modo de entender el eterno -éste sí- carpe diem.
    Como han dicho quienes me precedían, las imágenes son maravillosas, pero esa -y no es que copie a Solateras, yo tampoco- de "mirar el desnudo integral de su esqueleto", me lleva directo, como a la velocidad de la luz, a Quevedo, a esa capacidad suya de llegar a lo más radical, al mismo tuétano de las entrañas.

    ResponderEliminar
  10. Mi querida Elvira,
    cada verso tuyo me conquista, me llega cargado de belleza y verdad llevándome siempre a reflexionar. Los dos últimos versos son grandilocuentes, como toda tu obra.
    Un abrazo muy fuerte y todos mis besos.
    Leo

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por tu huella Elvira, que este día 8 que nos hermana sea un día de luz y acercamiento entre muchos que nos asisten, que este rosario de voces femeninas sea escuchado y que el pensamiento se construya desde los afectos y la razón genuina

    Un abrazo grande para ti desde esta latitud planetaria

    ResponderEliminar
  12. "La muerte no deserta", así es admirada poeta. Y a todos aquellos que soñaron con ser inmortales con sus versos, que aletearon vanidosos y orgullosos sus alas, desafiando a la luz y al tiempo. Ignoraron ellos, que la muerte atrapa y devora todo.
    Un beso Elvira.

    ResponderEliminar
  13. No, no, querida dama: la muerte es el único signo cierto de vida.

    Tu hermosísimo poema deja claro el camino. ¿Cómo no verlo?. Nos ha regalado la belleza, ha llegado a ella tras un arduo camino de metamorfosis. Ha sido paciente y generosa.

    Luego, ha dejado el germen de vida ya preparado. No es la muerte el fin de la esperanza, sino solo su comienzo.

    Si lo miras bien, esa teórica y famélica araña, ayudó a que todo el ciclo se cerrase.

    Gracias por recordármelo, a veces se me olvida.

    Un beso agradecido.

    ResponderEliminar
  14. Siempre gozo con tu lectura, ya lo sabes, aunque desagarre. Eres una maestra de los finales.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  15. Admirada Elvira; sorprendente poema.
    A la araña que engulle a esa mariposa la muerte también la espera.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Ante esta manera de decir y sentir el ocaso de los días, poca cosa se puede decir, solo que gracias por contar con tan cruda belleza lo que todos sufrimos cuando se secan las alas de la mariposa al llegar el invierno. Me quedo con las palabras de alguien a quien siempre amaré: “Nada termina, mi niña, todo vuelve a empezar”. Tal vez sea verdad.
    Gracias por poner música a tanta sabiduría y regalarla en tu blog.
    Un abrazo, querida Elvira, y hasta muy pronto.

    ResponderEliminar
  17. La muerte siempre es fiel mi dulce amiga; tal vez no sea tan buena la fidelidad como pensamos.. ¿o sí?.

    Hermoso poema con imágenes que cavan muy hondo en horizontal.

    Gracias por seguir ahí dejando que te leamos.

    Un abrazo con la fortaleza de tus versos

    ResponderEliminar
  18. Precioso poema ,sobre todo el final ,la muerte no deserta.Mi hija falleció hace siete meses y me ha conmovido su poema mi querida poeta,ke gustaban mucho las mariposas y el vuelo.Gracias gran poeta, me alegra haberla descubierto en este día festivo en Logoño.Besos de todo corazón.

    ResponderEliminar
  19. Elvira, he disfrutado descubriendo tu maravillosa manera de expresar y llegar para llenar de sensibilidad y sentido.
    Me permites grabarte? Te invito a visitarme para que puedas decidir. Naturalmente firmando con tu nombre y el link de tu entrada para que te encuentren con facilidad.
    Ha sido un gran placer leerte en esta mañana sevillan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar