OS AGRADEZCO VUESTRA VISITA Y POSIBLES COMENTARIOS.

SED BIENVENIDOS.

viernes, 13 de enero de 2012

ELLA

Ella, mi fiel amiga, viene siempre conmigo
desde niña, y nunca me abandona
cuando todos se marchan.
Generosa, me ofrece
el consuelo total para mis penas
y curarme las llagas del fracaso.
Tiene más de mil rostros,
algunos pavorosos, repugnantes,
y a mí, por ser su amiga, me brinda el más amable.

Se ha instalado en mi casa, en mi cama;
no me deja dormir con sus ofertas:
me promete la paz irrevocable,
el fin de los dolores,
librarme de la grotesca y tristísima vejez
que derriba el mástil más airoso,
y corona la rosa de marfil de la espalda
con monstruosa giba;
de confundir los nombres y las fechas,
de olvidar la cabeza, las palabras precisas,
junto a la dignidad,
en un vagón del metro o en veladas de amigos.

Ella, que está tan cerca porque la llevo dentro,
como la esencia de mi propia sangre,
o como una bacteria trasmitida al nacer,
me tienta cada noche con pactos y dulzuras.
Y cuando ya me tiene convencida,
una sola palabra,
haciendo que me sienta necesaria,
basta para que olvide sus promesas.
Y renazco.

Ella tan familiar, tan dulce y necesaria,
sería la libertad, si no fuera la muerte.

Elvira Daudet 11-1-2012

25 comentarios:

  1. Gracias por este monumental poema.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Hoy soy la primera en comentarte este impresionante poema, Elvira. El final me ha dejado noqueada, porque el retrato que haces de tu amiga me hacía pensar que se trataba de la poesía que es una amiga fiel e incondicional.

    En cualquier caso, es estupendo ver a la muerte como una amiga dulce y necesaria.

    Un abrazo fuerte con mi admiración de siempre.

    ResponderEliminar
  3. Que dura esa presencia que se agita en nuestra mente, en nuestro deseo sin límites incluso para llamar a la "amiga" y desearla.
    Es cierto que nos muestra a veces ese vacío que en cada cual es diferente, pero que en todos duele hasta las venas.
    Solo aquello que amamos más que a nada, las palabras, las letras en hilera que dicen verdades como puños y cuentan los dolores que derrumban, pueden volvernos a la vida, a esta vida que siempre necesita de personas que como tú, contadoras de poemas como este que hoy nos regalas.
    Un abrazo enorme, Elvira.

    ResponderEliminar
  4. Sigue queriendola, pero tambien engañandola, como ese fiel amante que viene a llenarte de amores el pecho con sus murmuros y sus caricias, pero siempre dile que no cuando lo que quiera es besarte.

    Ruborizate y se una niña hasta que algun dia comprenda tu juego... mientras se lo que eres y disfruta de la experiencia de llevar las riendas de un caballo prestado en nacimiento y cuya fecha de caducidad no viene indicada en ninguna parte.

    Me ha encantado :D

    ResponderEliminar
  5. hermoso canto a nuestra fiel y paciente compañera de vida
    cuantos hemos alzado voz para cantarle sea para invocarla , sea para ahuyentarla, sea para redimirla, sea para probarla etc etc
    Felicitaciones Elvira, un placer leerte y gracias por compartir tu duende en esta plataforma pixelada

    pasa un precioso fin de semana
    desde Chile abrazo grande y lleno de energía

    ResponderEliminar
  6. ELLA nunca podrá convencerte, Querida Elvira, porque renaces (y renacemos contigo) cada vez que abres tu pecho para escribir los más hondos versos. Tu palabra, insustituible, nos es más necesaria que nunca. Gracias por escucharla.

    Te abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  7. es nuestra herencia al nacer querida Elvira, la llevamos siempre unas veces de la mano y otras amándola o lanzándonos a sus fauces, los hay que huyen de ella claudicándo a un pretencioso elixir de la eterna juventud y sólo consiguen redoblar lo patético de negar lo evidente.

    Tu poema es de esos que duelen por reales por tremendamente autenticos como toda tu poesía. Seguiremos renaciendo con tus versos ;) y si no habrá que mandarla a tomar viento.

    2012 a pesar que se empeñan que sea funesto conseguiremos que sea más que especial ;)

    besicos muchos

    ResponderEliminar
  8. Querida Elvira.
    Poema que solo tú podrías escribir en esos términos. Desde los primeros versos comprendí que hablabas de la muerte, de la que viene con nosotros siempre de la mano. Pero me gusta tu trato con ella, no te dejas convencer, pese a la parte más dolorosa. "Haciendo que me sienta necesaria/basta para que olvide sus promesas/y renazco.
    Gracias por hacerlo cada día y seguir escribiendo en libertad, esos versos tan calmantes, es la sensación que percibo.
    Besos que te ayuden a seguir como hasta ahora, preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Maga:
    Es un poema que se ciñe al cuerpo y aprieta, que desgarra la profunda entraña y, al final, se le llama por su nombre.
    Maravilloso poema, Elvira.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Mi estimada Elvira:

    Magnífico texto, no solo por la excelsa calidad literaria, sino por cuánto transmite.

    Recibe mi admiración y estima,

    Cris.

    ResponderEliminar
  11. Excelente poema, como todos los que escribes. Es cierto, querida Elvira, la muerte es nuestra fiel acompañante durante cada uno de nuestros días. Es ella la que nos alumbrará el silencio cuando ya no nos hagan falta las palabras. Es ella, la muerte, la única que nos hace iguales de verdad a todos los seres humanos.

    "Yo se que acaso nunca allá abajo mis manos
    podrán estarse quietas.
    Que siempre como topos arañarán la tierra
    en medio de las sombras estrujadas y prietas."


    Vida - Garfio (JUANA DE IBARBOUROU)

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Sólo tú puedes enfrentarte así A Ella y a su tremendo misterio, sólo tú con tus versos que se instalan en el corazón y lo convulsionan.

    Tú percepción no sólo es única, sino que la sabes transmitir como nadie, y el cierre, qué decir...

    "sería la libertad, si no fuera la muerte" (¿liberará la muerte?), uf.

    Besazo, poeta entre poetas.

    ResponderEliminar
  13. Qué coraje hablarle así a la muerte pero qué verdades nos transmites en estos versos, que calan hondo y hacen reflexionar. Si Ella no existiera la vida no tendría sentido.
    Precioso y profundo
    Gracias Elvira por compartirlo.
    María

    ResponderEliminar
  14. He leído varias veces tu poema, me dejó impactada desde la primera lectura. Con tu verbo exacto, con tu fuerza, con tu desgarro, describes a esta compañera que nace con nosotros y vive, cada instante, arropada en la sombra de nuestros pasos. Quizá en algún punto sea descanso, quizá en algún momento nos haga guiños, pero hay que seguir hasta el último tramo de la vida, luchando, aprendiendo, dando. Especialmente tú... ni te imaginas cuanto te necesitamos. Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  15. Con Ella nos acostumbramos a vivir
    desde el dia en que nuestros ojos
    han visto la luz,
    aún a sabiendas que está ahí la
    obviamos para que Ella
    no haga acto de presencia
    en mucho tiempo.

    Un gran poema con el sello
    inconfundible de tu pluma.

    Con toda mi admiración
    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. La que espera en quietud. Como Roma, todos los caminos llevan a ella.

    Me ha encantado Elvira. Un placer volver a leerte.

    ResponderEliminar
  17. Mi querida Elvira, si no estuviera en tu pàgina, si este poema no estuviese firmado, yo habría identificado en ti a la autora. Un poema como este solo tú podías escribirlo así como está escrito, llegando y tocando dentro, explorando, diseccionando a la muerte en ese modo tan sabio y profundo.
    Ese ùltimo verso se ha quedado retumbando en mi cabeza y aun no logro sobreponerme a él. Gracias por estar, querida mía.
    Un abrazo muy fuerte y todos mis besos.
    Leo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elvira, gracias a Leo, Luisa y Paloma he descubierto una mujer poeta sabia y generosa. Es una maravilla poder leer poemas como estos, gracias por compartirlos con nosotros.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Parece que ahora sí puedo comentar, mientras lo leía, en cierto sentido, me iba recordando al modo natural con que el poverello de Asís se acercaba a todas las criaturas en su famoso canto, pues allí, a la muerte le llama hermana. Una sensación semejante, o de más hondura aún, parece habitar este poema que, a pesar de lo que parezca, lo rematas con una proclama para seguir viviendo.

    ResponderEliminar
  19. El placer de tu visita es mio a su vez. Y si concincido que las cosas sin precio son mucho mas valiosas que las que si lo tienen.

    A eso me referia, a que todo objeto con precio, realmente en un momento anterior no lo tuvo, porque las ideas son gratis.

    Atentamente. Miguel Angel.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hola, admirada Elvira:

    Me gusta sobre todo, cuando renaces después de evadirte de ella -o al menos, de sus promesas-; también, el modo en el que hablas sobre ella.
    Otro gran poema.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Querida maga: la palabra se hace en tí con la facilidad de un gesto.

    Siempre es bueno tener otra manera de llamar a la poesía, esa común amiga.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Una caricia al alma haber leído tus letras Elvira, llevas la poesía en la sangre y eso se nota en cada poema, en cada verso...

    Eres poesía en esencia, leerte es saber que aún se puede seguir soñando...

    Gracias por existir!

    Un abrazo a tu alma de poeta

    Cariños!

    ResponderEliminar
  23. Hola, preciosas y concisas letras desnundan idilicamente la pura germinal belleza de este blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, pasa buen día, besos truhanes...

    ResponderEliminar
  24. Jolín, Elvira. Y yo que decía: es su alter ego, aquí Elvira es menos dura y...¡oh, el golpetazo final me deja cao! Eso sí, con unos versos magníficos. De verdad, Elvira, tu poesía no es de encefalograma plano, no.
    "Sería la libertad, si no fuera la muerte" ¡Genial, amiga, genial! Te tomo por maestra. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar