OS AGRADEZCO VUESTRA VISITA Y POSIBLES COMENTARIOS.

SED BIENVENIDOS.

sábado, 5 de febrero de 2011

PERSEIDAS

Palabras como lluvia de perseidas
que salen de tus labios de malva tiritando,
como velas de un barco en la tormenta.
Palabras que no cantan sus preces a la luna
ni lloran por el sol perdido en el invierno,
tampoco acusan a los asesinos
que les están matando desde lejos.
Palabras inocentes, en idioma extranjero,
que apenas dicen nada que nosotros
-los que comemos tres veces al día-
desorejados podamos comprender.
Pero que son tan dulces y tan tristes
como lo son tus ojos inundados de llanto
donde las moscas acuden a beber.

20 comentarios:

  1. Me emocionas querida Elvira, pero más me entristece y me indigna a partes iguales que sigan existiendo esos ojos que no comprenderemos los que tuvimos más suerte en la rueda del destino.

    Tus palabras, tus versos, tu poesía me llega siempre

    Besicos montones

    ResponderEliminar
  2. El mundo esta montado sobre un andamiaje legal de injusticia, cuanto más poder tienes, de más justicia dispones. El penosos cuadro que tu poema tan bien retrata, merece que se le preste atención, pero no solo a la lectura de tu poema, sino también a la reacción que provocan esos ojos lastimeros que se clavan como espadas en el pecho. Cada uno de nosotros estamos llamados a cunplir una misión en la vida, por humilde que, sea pero son pocos los que se preocupan por cumplirla y no me refiero a dar una mezquina moneda que ni notamos que llevamos en el boslsillo, me refiero a la entrega del afecto, a hacer algo realmente valedero por el otro, cobijarlo, comprenderlo, amarlo. Solemos creernos invulnerables desde nuestra cómoda posición burguesa, pero nadie tiene asegurado el futuro y mañana pueden ser nuestros ojos, los que apaguen la sed de las moscas.
    Gracias querida amiga, por despertar nuestras conciencias, a veces adormecidas.
    Recibe todo mi afecto, en este cálido abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy bello tu poema y solidario con los que sufren las injusticias de los poderosos. Mis felicitaciones y mi admiración. Un abrazo. Victoria.

    ResponderEliminar
  4. Un poema muy triste, querida Elvira, cuya lectura que le saco es que son un canto, una reivindicación a las voces de los desposeidos, los que no tienen realmente nada y aún así no se quejan. Duele leer un poema así pero es necesario que se recuerde donde estamos cada uno y que hacemos para que las cosas sean mejores. El comentario de Gustavo es muy acertado y lo suscribo todo.
    Un abrazo desperezado.

    ResponderEliminar
  5. Maga:
    Eres capaz de no esperar a mediados de Agsoto para lanzar tu estrella en forma de poema...
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Elvira, admirada poeta: creo un poco en lo que dice en su comentario Gustavo Pertierra. Duele un poema así, y es necesario que nosotros trabajemos en donde estamos para que las cosas sean mejores. Es preciosa la manera con que hablas poéticamente de la tragedia humana que estamos viviendo a través de las ondas y está bien que lances ese mensaje. A ver si nos despertamos de una vez. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  7. Tus palabras no son ni pueden ser perseidas, tus palabras son como una estrella azul que ilumina nuestros corazones e impulsan a la razón a pasar a la acción para que de una vez alumbre la justicia en este planeta. Sólo tenemos que levantarnos y ponernos en camino.


    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Palabras como las tuyas, querida Elvira, son necesarias, porque dan voz y fuerza a todos los que no tienen voz para hacerse sentir.
    Poemas como este se clavan en el corazón y nos hacen levantar.
    Un abrazo fuerte para ti y también un beso.
    Leo

    ResponderEliminar
  9. Querida Elvira, quisiera saber decir las cosas como tú, pero no soy capaz. Por eso te ofrezco mi voz, si la necesitas, para unirla a la tuya y gritar con fuerza esta denuncia, entonces sí, cuenta con ella y con mi alma.
    Me gustas siempre más. Muchos besos, querida.

    PD. Anoche puse en mi blog tu poema Tántalo.

    ResponderEliminar
  10. Impresionante y estremecedor poema ¿Cómo se pueden decir cosas tan duras con esa dulzura?

    Siempre me rindo a tus versos, Elvira.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  11. Tu eres la lluvia, Elvira, la palabra
    hecha carne y dolor.
    Ya llegará algún día el más negro agujero
    que nos engulla a todos. De momento
    me rindo ante tus versos
    y espero a que las moscas vengan prestas
    a hurgar nuestras heridas. Muchos besos

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. No es posible leer este poema tuyo sin ver, sin sentir, sin dolerse y sin tener vergüenza propia y ajena, por los milenios y las farsas que perpetúan el crimen y su criadero de moscas. Llorar e intentar lavar el alma de esa forma. Llorar y mezclar nuestro llanto al de ese niño. O tal vez escribir, como tú, para intentar un exorcismo con las palabras. Todo mi cariño para ti, Elvira.

    ResponderEliminar
  14. Así de triste es, así de desorejados somos, y por lo tanto, cómplices de asesinato.

    Besos muchos, muchos.

    ResponderEliminar
  15. Estremecedor poema donde los dos versos finales consiguen fijar en la memoria una fotografía de la desgracia más amarga de una belleza poética impresionante.

    Mi admiración y reconocimiento por esa mirada tan necesaria,


    Nines.

    ResponderEliminar
  16. Tus palabras, de la mano de una gran dulzura, nos van llevando por el camino de la solidaridad y de la crítica social. Hay cosas que debieran avergonzarnos y no sé si es así.

    Como siempre un placer leerte.

    Rosg.

    ResponderEliminar
  17. Hola, Elvira, magnífica cadencia de las palabras y de tu mirada compasiva. Esos ojos de llanto donde las moscas acuden a beber, uff estremecedor. Saludos

    ResponderEliminar
  18. No, no podía pasar por alto estas perseidas convertidas en moscas. Esa palabra dulce y triste que nace de bocas inocentes para morir dentro de otras bocas que comen tres veces al día.
    No hay poema que pueda hacer justicia, pero hay que seguir intentándolo. Voces como la tuya hacen más falta que nunca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar