OS AGRADEZCO VUESTRA VISITA Y POSIBLES COMENTARIOS.

SED BIENVENIDOS.

viernes, 21 de mayo de 2010

LA PATRIA DEL TIEMPO

Hubo un tiempo donde todo fue bello.

Un tiempo sin violines

ni noches de satén bajo la luna,

¿quién los necesitaba? El tiempo aquel

tampoco tuvo tardes incendiadas

por el radiante sol del mes de mayo:

todo era lluvia y frío en la ancha ciudad,

cegada por el brillo de los astros celestes

de tu cuerpo y el mío,

y sólo la inocencia fue mi dote,

pero todas las noches fueron fiesta

y el nardo del amor las perfumaba.



A las seis,

con el cepo del sueño mordiéndonos los ojos,

había que dejar, a toda prisa,

la chambre de L`Avenir -¡qué porvenir tan corto!-

que el bueno de Fernando nos permitía usar,

arriesgando su empleo de portero de noche.

Antes de irnos -que se lo premie Dios-,

nos servía dos cafés muy cargados

con mermelada amarga de naranja

y mucha mantequilla contra el frío.



A partir de ese instante,

París con sus tesoros era nuestro.

¡Que raro privilegio, siendo los dos tan pobres,

poseer la belleza de aquel reino nocturno!

Lloraban las farolas su muerte cotidiana

y se desmelenaban los bucles amarillos,

antes de suicidarse en las aguas del Sena

cuando la luz enferma saliera para todos.

De improviso, delante de la gente

que andaba presurosa hacia el trabajo,

la lluvia sin pudor me desnudaba

y lamía mis pechos de novicia.



¡ Ah, tiempo de la revelación de la existencia,

donde estaba aún presente la esperanza!

Cuando era un gozo el ver amanecer,

la salvaje caricia de la lluvia,

dormir en cama ajena,

encontrar los trabajos más absurdos.

Y París una hermosa burbuja tuya y mía,

el verdadero hogar:

la libertad.

Ya no tengo otra patria que aquel tiempo,

ni más deseo que la sed de volver

al agua milagrosa que contenía la vida.

Sólo un momento, ya gastado, pido

para volver al mundo que cabía

en la corta distancia

que había entre tus ojos y los míos,

donde todo era justo, hermoso, deseable.



Quién pudiera soñar toda una noche,

antes, ay, de que el último buitre me devore,

que regreso a la patria adolescente,

a ser la que fui un día, alegre y pobre,

en aquel paraíso improvisado.

Bastaría un instante, ¡la dicha fue tan breve!

(De "Cuaderno del delirio")

6 comentarios:

  1. ¡Qué preciosidad! Espléndido. Abrazo azul

    ResponderEliminar
  2. Elvira, gracias a este blog te conozco y descubro tu buena poesía. Muy bello y evocador "La Patria del Tiempo", esa añoranza de la patria adolescente que, casi seguro, no es como la recordamos y que como todo paraíso que se precie, tenía sus serpientes. Muchas. Pero es legítima esa añoranza y tú la embelleces.

    ResponderEliminar
  3. Fulminante poesía. Me deja sin respiración. Saludos desde Gualeguaychú.

    ResponderEliminar
  4. "Gen Santa!", que diría el Forges. Recién llegada al mundo de los blogs y has causado un tsunami... decenas de entradas... en fin, los que apenas recibimos una o dos cuando lo abrimos y luego nada, no podemos sino combatir la envidia con dosis de anulación.

    En fin, Elvira, musa, magíster, has entrado hasta el fondo de mi ordenador desordenándolo todo. ¿Contradicción? Jamás. Privilegios de una poeta esencial.

    Un beso. A ti no me atrevo. Un beso entonces a alguna de las huelllas que hayas dejado hace muchos pasos y ya no conserve tu calor y no pueda ser por lo tanto mancillada por mi cercanía. Al Aurans

    ResponderEliminar
  5. Sua poemas merecen ser saludados con una reverencia, por la ancha envergadura de su talento poético y su entrañable don de gente (es que se le ve dentro de esos versos).
    Desde Lisboa le envío mi saludo cordial y un abrazo amigo.

    ResponderEliminar